El porcentaje de retención e ingreso a cuenta sobre los rendimientos procedentes del arrendamiento de inmuebles urbanos (cualquiera que sea su calificación) ha pasado del 18 al 19 por ciento desde el día 01 de enero de 2010.