Las que se reciban de organismos públicos para cursar estudios reglados estarán exentas siempre y cuando en su concesión se haya atendido a los siguientes principios:

  • Mérito y capacidad.
  • Generalidad y no discriminación en las condiciones de acceso.
  • Publicidad de la convocatoria.

Por tanto, en ningún caso estarán exentas las ayudas para el estudio concedidas en las que los destinatarios sean exclusiva o fundamentalmente sus trabajadores, sus cónyuges o parientes, dado que no cumplen el requisito de generalidad.  Es importante destacar que los estudios deben de ser reglados, ya que no cualquier estudio es susceptible de ser becado con carácter exento (por ejemplo beca para técnicas de yoga). No obstante, las becas tienen limitaciones máximas económicas para estar exentas que veremos próximamente.